fbpx

¡Concesión Zonas Azules en Villavicencio no va más!

Mediante comunicado de prensa, la Alcaldía de Villavicencio informó la finalización de la concesión que por más de siete años permitió que un privado tuviera el dominio y recaudo de los dineros de las zonas de permitido parqueo de la ciudad.

Hoy a la media noche, se acaba definitivamente la concesión e inicia una nueva estrategia que está encaminada inicialmente en la pedagogía y la concientización de los ciudadanos sobre el parqueo de sus automotores en las vías públicas de la ciudad. Este proceso de transición se estima que dure un mes y permitirá ver a la administración municipal el actuar de los ciudadanos, teniendo en cuenta la capacidad de los parqueaderos privados. 

Esta noticia fue recibida con buenos ojos por el Concejo Municipal de Villavicencio, quien, a través del presidente, Óscar Yesid Rodríguez, en compañía del también concejal Felipe Carreño manifestaron que estarán atentos a las inquietudes y a los requerimientos de los ciudadanos, apoyando significativamente la estrategia de la administración municipal.

La decisión se suma a las concesiones y contratos finiquitados por el alcalde Felipe Harman, que durante años habían percibido la mayor parte de los recursos del municipio, generando un desequilibrio en la utilidad del aprovechamiento de las calles de la ciudad. Actualmente la concesión Zonas Azules obtenía el 80% de los recursos recaudados, mientras que el municipio solamente obtenía el 20%

Por su parte, el mandatario local manifestó que “vamos a estudiar el fenómeno, vamos a apelar a la cultura de la conciencia ciudadana y a partir de este comportamiento, tomaremos decisiones sobre un nuevo esquema cien por ciento público”. Asimismo, fue enfático al indicar que en caso de mantener dichas zonas tendrá un componente netamente público, lo que generará el total de la utilidad para la ciudad.

Adicionalmente, se estará en constante estudio y seguimiento a los sectores comerciales donde operaban estás zonas, con el fin de evaluar si la economía y la demanda de estos establecimientos aumenta después de la finalización de la concesión.